miércoles, 8 de octubre de 2008

Diego Braude (imaginación atrapada)

"Una playa en algún lugar. Una escenografia que chorrea desde el techo un destellar que los personajes no tienen. Una luminosidad exaltante, un colorido fluorescente que allí queda, en las alturas. Ellos yacen en la arena. Sus movimientos no son muchos, tanto es así, que registramos cada uno de ellos. Nada parece escaparse a la mirada del espectador.

Son dos hombres y dos mujeres. Calor sofocante, que tira para abajo. Ninguno realmente disfruta dónde están. ¿Por qué están ahí, entonces? Son irónicos, sarcásticos, cobardes o temerosos. Pasan el tiempo. El tiempo se les pasa. Las palabras se vuelven un gesto mínimo. El gesto mismo se vuelve ausente.

No hay acción alguna, nada que el cuerpo procese y escupa hacia afuera. Existe un deseo latente que vive bajo esos cuerpos, que por momentos asoma pero que nunca se hace cuerpo, que siempre está ahí a punto de… Las palabras llenan el tiempo, lo colorean, lo vuelven más amable. Pero no hacen avanzar la acción, porque no arriesgan, sólo cuentan. Bellas palabras provenientes de un cuerpo que calla, que en ocasiones quiere gritar, pero que, al final, siempre se resigna a su mismo destino plagado de encierro y silencio."

5 comentarios:

J dijo...

Amiga Laura:
A cambio de tus valiosísimas lecciones de autocad (que eventualmente seguiré aprovechando) te puedo enseñar a hacer un link como la gente y no esa pedorrada de copiar la dirección con http://...
Mucho ARRRRTE poca tecnología...
El viernes estoy por ahí...
besosssss

laura dijo...

por favor amiga sería de mucha ayuda!
que bueno que contamos contigo el viernes..reservaste?

J dijo...

claro que reserve.... vos me dijiste que la otra vez el miercoles ya no habia mas...

nicolás dijo...

Quería felicitarlos por la obra. La vi este viernes y me pareció muy valiente, animarse a hacer algo así. Cuando salí no supe si me había gustado o no, y al otro día me di cuenta que tenía la sensación de nostalgia todavía en el cuerpo. Eso, se los quería transmitir. gracias.

el calor del cuerpo dijo...

Nicolás, gracias por compartir El calor del cuerpo con nosotros.